Reseña de “Una dulce revolución” de Josep Pàmies

Incluyo aquí una reseña del valioso y atípico libro “Una dulce revolución” del agricultor Josep Pàmies redactado por Miquel Figueras, que parece que se ha encargado sobre todo de desarrollar la parte más ensayística del volumen.

 

Portada de "Una dulce revolución" de Josep Pàmies

Portada de “Una dulce revolución” de Josep Pàmies

 

De forma que el libro consta de dos partes claramente diferenciadas. Una de ellas consiste en la narración de la autobiografía del campesino Pàmies, en la que se dedica especial atención a su participación en las luchas reivindicativas relacionadas con la agricultura y la alimentación. En la segunda parte nos encontramos con un manual sobre la situación actual de la agricultura industrial, transgénicos, plantas medicinales con una particular atención sobre la estevia, y la alimentación sana.

Y sorprendentemente, muy sorprendentemente, ambas partes, la macro y la micro, la personal y la colectiva, la ensayística y la biográfica resultan igual de interesantes y amenas.

Para la reseña de este libro he decidido utilizar como hilo conductor la vida y milagros de Josep, aunque recomendando encarecidamente el resto del libro que desarrolla una visión panorámica de la situación actual de la agricultura industrial de una forma sencilla y didáctica en la que se prescinde de las cifras numéricas y de las citas de autoridad que suelen acompañar estas explicaciones.

Así hay que comenzar explicando que el autor y protagonista de este libro es un agricultor nacido en 1948 en Balaguer, en la provincia de Lleida. Desde 1980 lleva con su hermano la explotación agrícola heredada de sus padres que en 1999 se convirtió en la sociedad de bienes, Pàmies Agrícolas S.L., en la que trabajan entre 8 y 20 personas según la temporada.

En el 2000, por iniciativa de su hijo e impulsados por los problemas de salud que sufrían, empezaron una progresiva reducción en el uso de productos agroquímicos lo que llevo a que desde 2013 trabajen de forma completamente ecológica.

Al mismo tiempo tomó la iniciativa de etiquetar las propiedades medicinales de las plantas que cultivaban en sus campos. Eso provocó que, en diciembre de 2004, la delegación de Sanidad le abriera un expediente con amenaza de ser sancionado por realizar esta práctica. Gracias a este hecho descubrió que la ley prohibe indicar en las etiquetas las propiedades medicinales de las plantas salvo en el caso de dos sectores: el lácteo y el de aguas minerales, que casualmente, están ambos dominados por multinacionales.

En el 2000 se enteró de la existencia de la estevia, una planta que, desde la antigüedad, es utilizada como endulzante natural y, paralelamente, también descubrió las maniobras llevadas a cabo por Monsanto y otras empresas para que los gobiernos la prohibieran para eliminar de esta forma la competencia que suponía para sus edulcorantes artificiales, algunos de ellos tan nocivos como el aspartamo. Este vegetal no sólo es más dulce que el azúcar, sino que además posee propiedades medicinales y en el 2004 la FAO y otros organismos internacionales la declararon apta para el consumo humano. Para defender el cultivo, uso y difusión de esta planta y otras muchas creó Pàmies la asociación Dulce Revolución de las plantas medicinales en 2005. A través de ella, ha fomentado el uso de diversos remedios vegetales como el kalanchoe contra el cáncer, la Artemisia annua para curar la malaria o la panical contra las inflamaciones, entre otros muchos.

En 2007 volvió a tener problemas con la Generalitat en esta ocasión debido a vender estevia con una etiqueta en la que se indicaban sus propiedades. Pero el expediente sancionador no siguió adelante gracias a que se produjo un movimiento espontáneo de apoyo en algunos sectores de la sociedad en el que participaron incluso cocineros de élite como Santi Santamaría, Ferrán Adrià y Quique Dacosta.

De nuevo en 2010 volvió a topar con unas leyes que, como él mismo dice, parecen hechas para proteger la salud de las empresas más que la de los ciudadanos. Ocurrió cuando se le comunicó que no podía vender flores como productos comestibles porque en la legislación española estaban consideradas tan sólo como adornos culinarios. Una vez más se produjo una reacción social contra esa decisión tan absurda como arbitraria que incluyó la celebración de una semana de promoción de las flores comestibles en cincuenta restaurantes. Esto obligó a la Consejera a pedir públicas disculpas e, incluso, a promocionar personalmente el consumo de estos productos.

Por si parecieran pocas estas batallas reivindicativas, el ínclito Josep Pàmies también ha participado activamente en la lucha contra la producción y uso de transgénicos. Estos son productos creados mediante manipulación genética y comercializados por un número muy pequeño de empresas que pretenden imponer sus productos y su forma de entender la agricultura mediante campañas agresivas de promoción y del empleo de lobbies para presionar sobre las decisiones políticas relacionadas con su consumo. En este libro se plantea que uno de los problemas de los transgénicos es su carácter imprevisible e incontrolable porque, a diferencia de otros productos que se comercializan, y como seres vivos que son tienen la capacidad de reproducirse, dispersarse y evolucionar. Por ello se plantea la posibilidad de que se descubran sus efectos nocivos en el futuro como ya ha pasado con otros productos creados por la industria para conseguir beneficios como el amianto, el DDT, el agente naranja, la talidomina, la dioxina, etc.

Como en los anteriores temas, la dedicación e implicación de Pàmies es realmente encomiable. Su andadura pública empieza en el 2003 cuando participa en la invasión de la subdelegación del gobierno en Lleida; acto por el que a punto estuvo de ser encarcelado y multado. Posteriormente, tuvo una participación activa en el movimiento para conseguir reunir firmas para sacar adelante una iniciativa legislativa parlamentaria que debatiera la prohibición de transgénicos en Cataluña en 2009 en la que llegó a participar en una manifestación y una corta huelga de hambre poco antes de que se debatiera esta propuesta en el Parlament y fuera vetada por los principales grupos parlamentarios.

Foto reciente de Josep Pàmies en su plantación de estevia

Foto reciente de Josep Pàmies en su plantación de estevia

En cuanto a su reflexión sobre la alimentación parte de la certeza de que la comida es uno de los pilares de la salud y que lo que comemos es un amigo o un enemigo potencial de nuestra salud. A partir de ahí se defiende como ideal de alimentación una predominantemente vegetal basada en productos ecológicos frescos, de proximidad y de temporada.

Desde esa base se desarrolla una crítica a la industria alimentaria por estar más interesada en conseguir beneficios económicos que en preservar la salud de las personas y el medio ambiente. Pone ejemplos concretos de ellos al analizar los inconvenientes que tienen para la salud de algunos productos de consumo habitual como la sal refinada, la leche de vaca, el azúcar, los cereales y harinas refinadas o el exceso de carne.

También se realiza una crítica a los organismos y controles que regulan la seguridad alimentaria como la Efsa en Europa, la FDA en Estados Unidos o la Aesan en España por   directivos que en muchos casos provienen y luego regresan a las propias empresas privadas que deben fiscalizar, en lo que se conoce como el fenómeno de las puertas giratorias y que no asegura la independencia ni la transparencia de estos organismos.

En su desinteresado afán por defender una agricultura y alimentación sanas el biografiado contribuyó a crear en Lleida un convivium de Slow Food, que es el nombre que reciben los grupos locales de esta asociación que se encuentra presente en 120 países y que aboga por una alimentación buena, limpia y justa.

Como espero haya quedado patente por lo escrito hasta ahora este libro recoge un testimonio valiente que derrocha pasión y honestidad; valores que son muy de agradecer en los tiempos que corren tan llenos de sumisiones y clientelismos. Por eso estamos ante un libro que no deja indiferente a nadie que posea un mínimo de sensibilidad y que logra calentar la sangre, pero no desde el pesimismo ni el catastrofismo, sino con el confesado propósito de motivar y animar a los lectores a intentar cambiar la situación al igual que lo intenta el autobiografiado.

Después de acabar la lectura quizás lo único que se pueda lamentar es lo desafortunado del título que se queda escaso para lo mucho que ofrecen sus páginas.

Al principio del libro el autor declara que “si este libro sirve para inspirar a alguien y despertar su curiosidad, ya me daré por satisfecho”[i]. Y en ese sentido acabo este texto asegurándote, compañero Pàmies, que ¡lo has conseguido! Y esta reseña pretende ser tan sólo una pequeña contribución para difundir y amplificar esta inspiración.

 

[i] “Una dulce revolución”- Josep Pàmies- Stevia Editors- pag 18

Anuncios

Una respuesta a “Reseña de “Una dulce revolución” de Josep Pàmies

  1. Mas que una reseña es toda una apología de la obra de Pamies que nos invita jubilosamente a la lectura de su libro “UNA DULCE REVOLUCIÓN” al que le podemos augurar toda clase de éxitos. Espero encontrarlo pronto en las librerías de México, saludos.

Si te apetece, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s